9 cosas de aprendizaje personal que me llevo en 2018

¡Hola pequeños optimistas! Estamos a tan solo unos días de que este año 2018 acabe. Y toca hacer balance. Para mí, este año ha sido uno de los peores que he vivido en muchos aspectos. Pero también, uno de los que más enseñanzas me llevo. Es por eso que quiero plasmarlas aquí, para que no se me olviden para el año que viene. Y porque seguro hay alguien que puede sentirse identificado. Y recordad, lo bueno de tocar fondo es que después solo te queda ir hacia arriba.

 

  1. NO PUEDES CONTROLAR TODO

Soy una fanática del control. Lo reconozco, aunque no me guste y creo que es un gran defecto. Incluso en los viajes, mientras los demás están hiper relajados, yo soy la típica que meses antes ya se ha planeado mil rutas con horarios diferentes para poder abarcarlo todo. Y si ese horario no sale bien, os lo juro, me enfado. ¿Una tontería verdad? Bueno, nunca he sido buena con la espontaneidad. ¿Qué puedo decir? Soy una criatura de hábito y me gusta de esa manera, estoy dentro de mi zona de confort. Y esto no me pasa solo con los viajes, si no que intento controlar cada parte de mi vida y de mi futuro, y luego ver que llega un día que tú has pactado desde hace años contigo misma que va a pasar tal cosa y ver que no… ¡qué frustración!

Al final, en los últimos meses me he dado cuenta de que no importa cuán duro trate de controlar ciertas cosas a mi alrededor, este año he llegado a comprender (para mi consternación) de que es completamente imposible. Y ya me he ido habituando a la idea.

  1. ESTA BIEN AMARTE A TI MISMO

Al final del día, eres la única persona que siempre tendrás, sin duda, en tu vida. Puedes lograr mucho más cuando amas y crees en ti mismo. Puede ser duro, y claro que no lo lograrás cada día. Habrá momentos en los que te mirarás al espejo y te odiarás a ti misma. Que nadie te diga que esta mal tener un día de bajón, todos merecemos y necesitamos un día para desahogarnos y reflexionar bajo la manta. Pero que no se convierta en un ciclo repetitivo de autodestrucción. Al día siguiente hay que levantarse, con la cabeza bien alta para demostrar al mundo lo especiales que somos, tanto por fuera como por dentro.

  1. ERES TU PROPIO ENEMIGO

Teniendo todo lo anterior en mente, a veces tu cabeza simplemente decide volverse en tu contra. Pero de verdad, ¿a esa persona de la calle le importa si tu maquillaje es desigual? No, no le importa. ¿A tu novio le importa si subes unos kilos en Navidad? ¡Lo más probable es que le guste! Pero continuamente nos machacamos nosotros mismos y muchas veces dejamos de decir o hacer mil cosas solo por el que dirán los demás. Y en muchas ocasiones, somos nosotros mismos los más crueles. Me di cuenta este año de que todos solemos tener una imagen distorsionada de lo que somos. Por lo tanto, no podemos comentar con precisión cómo nos vemos o quiénes somos. Las personas que te rodean piensan que eres increíble, y ellos tienen razón.

  1. DESPUÉS DE GRANDES CAÍDAS SIEMPRE TE LEVANTAS

Aunque a veces no lo parezca. Creerme cuando digo que este año para mí ha sido muy malo y que me ha hecho explotar de mil maneras hasta sacar cosas que tenía muy adentro desde hace tiempo. He vivido grandes crisis de ansiedad, he tocado fondo, me han medicado y aunque tenía miedo al principio, también he ido (y estoy) yendo a terapia de grupo con el psicólogo. Y ni me arrepiento, ni me avergüenzo. Realmente me está sirviendo de mucha ayuda para averiguar cosas sobre mí: cosas que sabia y otras que no. Y me está ayudando a grandes niveles emocionales. Aún estoy a medio camino para llegar a sentirme bien del todo, pero he aprendido una cosa importante y es a tener cada vez menos miedo al fracaso, algo que me ha perseguido desde siempre.

Cada vez que he tenido una de esas semanas del infierno, solía sentarme y torturarme en cómo mi vida era horrible y que nunca podría ser feliz con nada. Por supuesto, siempre acabas levantándote y viendo que en realidad sí que te rodean mil cosas buenas por lo que estar agradecido. Ahora, cada vez que estoy pasando por un mal momento, he aprendido a respirar y a esperar, sin que el miedo o el enfado me paralice. También aprendí que estar un día entero en la cama con chuches y Netflix es una gran ayuda para superar un mal bache y te hace reiniciar por completo.

christmas 2018

  1. NO HAY ATAJOS PARA EL ÉXITO

¡Y que gran verdad es esta! He estado trabajando en esto de bloguear/Redes Sociales por unos años. No en este blog o mi propio Instagram, en el que he empezado este año, si no en mi propia web de noticias musicales, la cual pronto cumplirá cuatro años. Empezar una web de cero sin conocimiento alguno es muy duro, y mantenerla a flote aún más. Pero gracias a ello encontré que mi vocación es el periodismo, y por eso he intentado luchar por ello aún en los momentos más bajos.

He probado casi todos los trucos en el libro para construir una comunidad y seguir adelante. He intentado diseccionar algoritmos, publicaciones tácticas, horarios, redes sociales, todo, y aunque algunas de estas cosas sí funcionan a lo largo del tiempo, nada va a llevarte a donde quieres estar en una sola noche. Eso lo he aprendido estos últimos meses después de muchos momentos de frustración. Solo hay que continuar trabajando, siendo fiel a ti mismo. Puede que al principio tus estadísticas no cambien y te desilusiones muchísimo. Pero si algo de verdad te apasiona, debes seguir trabajando en ello. Y hay momentos, en los que sin quererlo y sin trucos, tienes un golpe de suerte, una de tus publicaciones se hace viral y tus estadísticas se disparan. Hagas lo que hagas, sigue, valdrá la pena a largo plazo.

  1. ALGUNAS AMISTADES NO SON PARA SIEMPRE

Esto me entristece un poco, pero sigue siendo muy cierto. Recuerdo que cuando era más pequeña, todos tenían enormes grupos de amigos con los que pasar el rato, y a menudo me preguntaba por qué mis padres solo veían a las mismas pocas personas de vez en cuando. Pero, a medida que envejeces, pierdes los lazos con las personas. No tiene que haber mala sangre, simplemente cada persona crea nuevas y distintas prioridades. A veces no hay que buscar culpables, son cosas que pasan siempre a lo largo que crecemos.

  1. LA COMPARACIÓN ES EL LADRÓN DE ALEGRÍA

Realmente, realmente lo es. En el momento en que empiezas a compararte con otra persona, pierdes. No importa cuánto lo intentes, nunca serás esa persona ni estarás en la misma situación que ellos. Lo entiendo, a veces miras a los demás y piensas por qué, ¿por qué tienen tal cosa y yo no? Pero obsesionarte con eso no te ayudará a conseguir lo que ellos tienen. La única persona con la que deberías compararte es contigo mismo. Intenta mejorar tu mismo día tras día y después de un tiempo ni siquiera te fijarás en los demás.

  1. EL TRABAJO DURO SIEMPRE TIENE RECOMPENSA

No es “tener suerte”, es trabajar duro. Tener suerte es cuando compras una tarjeta de rasca y gana y te tocan veinte euros. Trabajar duro es conseguir el trabajo de tus sueños, o ahorrar para viajar por el mundo. No es algo que te haya sido entregado. De hecho, es todo lo contrario. El trabajo duro es exactamente eso, difícil. No es algo que haces durante una semana y luego te encuentras en la carrera de tus sueños, es un cambio de estilo de vida completo. Lleva tiempo y requiere esfuerzo. Pero piénsalo, ¿cuántas personas (personas reales y trabajadoras) conoces que no lo hayan hecho? No puedo nombrar uno. Como dice el dicho: el que algo quiere, algo le cuesta.

  1. NO PUEDES HACERLO TODO

Soy el tipo de persona que se siente como un fracaso a menos que esté constantemente logrando algo, y es por eso que siempre me aseguro de estar ocupada. Tengo una compañera de trabajo que suele decirme siempre que estoy ‘quemando la vela en ambos extremos’, lo cual, en lenguaje de persona normal, significa que estoy haciendo demasiado y que voy a terminar quemándome. Y este año es precisamente lo que me ha pasado. Y aunque estoy intentando ralentizar el ritmo, no agobiarme y dejar que mi mente intente quedar en blanco, aun me resulta muy difícil. ¿Dejaré de hacer demasiadas cosas a la vez? Probablemente no. ¿Pero sabré cual es mi limite antes de explotar? Absolutamente.

árbol navidad 2018

Fotografía realizada por Sammy Jiménez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *