5 Formas para Aprender a Amarte a ti Mismo

Si buscas en un libro la definición de amor propio, puede que encuentres lo siguiente: “respeto por el propio bienestar y felicidad.” Hoy en día mucho de nosotros fracasamos en esta área. Hay muchos factores y razones que entran en juego y que están detrás de que no nos amemos a nosotros mismos como deberíamos.

Durante muchos años, encerrada en lo que yo llamaba mi “burbuja protectora contra daños”, me negué cualquier tipo de felicidad que me llegara. Si, me estaba protegiendo de daños, pero también me estaba perdiendo muchas cosas geniales, porque pensaba que esas cosas no podían pasarme a mí, que no era suficientemente buena como para merecerlas. Desde el año pasado, después de tocar fondo y pedir ayuda, he ido aprendiendo a dejar que otros me quieran. Y si, aun tengo miedo de no estar a la altura de esas personas. Aún quiero muchos días volver dentro de mi burbuja. Pero estoy permitiéndome a mi misma a amarme y a abrazar cualquier cosa buena que recibo, sin cuestionarme nada.

Todos nosotros merecemos amor y felicidad. Y para conseguirlo hay que aprender a quererse a uno mismo. Con la ayuda que he recibido yo, quiero compartir cinco consejos para empezar a aprender a conseguirlo. Esto requiere practica y tiempo, pero si se hace diariamente, pronto comenzarás a sentirte mejor.

Image and video hosting by TinyPic

 

5 Formas para Aprender a Amarte a ti Mismo

 

  1. ¡Buenos días guap@!: Mírate en el espejo y di una cosa sobre ti que te guste. Puede ser algo sobre tu físico: ojos, pelo, sonrisa. O puede ser cualquier otra cosa: tu escritura, tu estilo, que eres una persona ordenada o puntual, etc. Sea lo que sea, mírate en el espejo y di cosas positivas seguidas de la frase “…y soy guap@”. Haz esto de forma diaria.

 

  1. Adiós negatividad: Si durante el día te encuentras a ti mismo con un pensamiento negativo, ¡páralo! En vez de eso, reemplázalo con algo positivo. Y quizá estés pensando, “no tengo nada positivo que decir”. Pues te equivocas. Si llamas a tu madre ahora mismo, ¿qué diría ella de ti? O si llamas a tu mejor amigo, ¿qué diría de ti? Si tienes pareja, ¿qué diría de ti si le llamases? Apuesto que todos tienen una lista de cosas que te hacen un gran hijo/a, amigo/a o novio/a. Todas esas cosas positivas ganan en número a las negativas. Así que, di adiós a esos pensamientos negativos inmediatamente. No dejes que vaya mas allá de un simple pensamiento. Acéptalo y deténlo.

 

  1. Haz un cumplido a tu compañero: Cuando haces un cumplido a otros, remplazas los celos con amabilidad. Sobre todo, para las mujeres, es un gran reto. Siempre estamos comparándonos entre nosotras, ¡y no deberíamos! Yo también solía compararme a mí misma (y aun a veces, en momentos de debilidad, sigo pecando de hacerlo). Pero hay que aprender a dejar de hacerlo y enfocarnos en resaltar alguna virtud de alguien cercano. Te sentirás mucho mejor. Es genial decirle a tu compañero de trabajo o a tu vecino, “Que guapo te ves hoy” o “El color de ese jersey te sienta genial”. La sonrisa de agradecimiento que recibes a cambio, es reconfortante. Consigues alegrarle un poco el día a alguien y además consigues ser un ejemplo de amabilidad.

 

  1. ¡Di que sí!: La falta de amor propio también significa falta de motivación. Cuando nos permitimos a nosotros mismos el estar solos, también nos permitimos el sentirnos infelices. Quizá esta ha sido y sigue siendo la parte más difícil de conseguir para mí, ya que llevo muchos años ya encerrándome en mi misma, en mi casa, sin prácticamente permitirme salir a la calle. Poco a poco estoy dejándome llevar para convertirme en alguien que dice SI. Si te invitan a un evento social, di sí. Si hay algo que llevas tiempo queriendo intentar, di sí. Haz mas cosas que te hagan feliz. Se aventurero. Se espontaneo. ¡Di que sí!

 

  1. Desconecta: Al final del día, date tiempo para relajarte y reflexionar. Aparta el móvil, coge tu snack favorito y mímate. Durante este periodo de tiempo, puedes leer un libro, ver tu serie favorita o toma un baño. Sin prisas. Piensa en algo de lo que has disfrutado durante el día. Menciona algo sobre ti mismo que te encanta. Di algo en lo que podrías mejorar al día siguiente.

 

El amor propio es algo en lo que debemos trabajar diariamente. También requiere de mucha práctica. Para alguien que siempre ha tenido problemas con ello, no conseguirá solucionarlo de la noche a la mañana. Aprender a quererte, a preciar tus fallos, a amar quien eres, es duro. Pero eso no significa que no seas válido. Tú vales la pena. Todos valemos.

 

“I am not what happened to me, I am what I choose to become.”-Unknown.

Image and video hosting by TinyPic

Fotografía realizada por: Samanta Jiménez 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *